martes, 27 de octubre de 2015

Historia de En Ambiente la guía gay de Caracas (X de XVIII)


Este fue el primer capítulo de resultados que escribí. Me emocioné y dejé que los dedos fluyeran. Cuando terminé había escrito 47 páginas. Para no exceder el límite de páginas por tesis, cada capítulo de resultados debía tener máximo 25 páginas, así que comencé a podar.

Al final pude llevar el texto a 25 páginas, pero cometí el error de no guardar la versión original.

A continuación leerás la historia de la guía gay En Ambiente tu. Comenzó a editarse en 1999 y bajó la santamaría a finales de la primera década. En dos platos: fue la publicación LGBT venezolana más longeva.


Contexto
¡Hasta luego, Colmillo Blanco!


«Durante el Operativo Colmillo Blanco, la Brigada Canina de la Policía de Caracas fue habilitada en horario nocturno para ‘limpiar’ el centro de la ciudad de lo que Hernán Matute Brouzés, director de Policaracas, calificó de individuos de ‘baja ralea’: prostitutas, homosexuales y demás delincuentes».

John Petrizzelli, integrante de la guía En Ambiente, todavía conserva ese recorte de 1997 de la primera página de un diario de circulación nacional. La nota evidenciaba que los allanamientos, detenciones y atropellos de los cuerpos policiales eran moneda corriente en los locales para gays y lesbianas del área metropolitana. La mayoría de estos sitios tenían que pagar «contribuciones» a policías para seguir trabajando.

«Eso pasaba, sacaban a la gente de la discoteca con perros y lo llevaban a uno a Cotiza y tú no estabas haciendo nada, tú estabas tomándote una cerveza. Era un ambiente muy malo», rememora Petrizzelli.

Cada vez que los homosexuales y las lesbianas iban a bailar siempre había el temor de que allanaran el sitio y la gente terminara la velada en un calabozo sin haber cometido ningún delito.

Sin embargo, en los últimos años existe una mayor tolerancia para los sitios nocturnos de LGBT. Petrizzelli no sabe si este clima está relacionado con la nueva constitución, el nuevo Código Orgánico Procesal Penal (COPP), los derechos humanos o la Defensoría del Pueblo. Para él lo que sí es evidente es que ya no se ejecutan las operaciones colmillo blanco que se daban en el pasado reciente.

Años de cambio
Desde 1997 la vida política y social del país está signada por profundos cambios. Rafael Caldera finalizaba su segundo mandato y Hugo Chávez, electo presidente, impulsaba el proyecto de redactar una nueva constitución, con ella la posibilidad de incluir la prohibición explícita de discriminación basada en la orientación sexual en la naciente carta magna. Sólo Ecuador y Sudáfrica lo habían hecho, muchos creyeron que Venezuela podría ser el tercer país en lograrlo.

Se lanzaba a la Asamblea Constituyente Oswaldo Reyes, un candidato abiertamente homosexual y se introdujo el tema de las minorías sexuales en la agenda política. Además, hubo una multiplicación de organizaciones LGBT en el país lo que aumentó la visibilidad de esta población.

Ese contexto estimuló a muchos comerciantes a decir sin temor que su local estaba dirigido al público LGBT. Se distendía, de esta manera, el clima de represión policial de las últimas décadas y varios comerciantes estaban dispuestos a anunciar y promocionar sus locales. El terreno estaba preparado. Sólo faltaba un medio que los diera a conocer.


Perfil de la publicación
La guía de fiestas del rumbero caraqueño

En Ambiente es una guía de los eventos y servicios para la comunidad homosexual de la zona metropolitana, que brinda información al público principalmente masculino sobre las actividades de los locales de ambiente de la región. (De “ambiente” significa para homosexuales y lesbianas).

Se edita desde agosto de 1999 con una alta factura técnica y posee un diseño elaborado. Se imprimen 10 mil ejemplares en papel glasé a color. Se distribuye de manera gratuita en los locales y ONG’s que anuncian.

El formato es ⅓ de hoja carta y el número promedio de páginas es de 16 pliegos. Al principio era un desplegable, después usó grapas y ahora vuelve a ser un desplegable «tipo mapa». Su periodicidad es bimestral, tiene 6 ediciones al año: halloween (octubre), navidad (diciembre), carnaval (febrero), semana santa (abril), orgullo gay (junio) y el aniversario de la guía (agosto).

El equipo lo integra John Petrizzelli, Renato Gutiérrez y Giovanni Conversi. La publicación y los eventos que ella organiza siempre han sido rentables, por lo que ellos se reparten las ganancias. Pero no viven de la guía, cada uno tiene su trabajo. La organización es horizontal y las decisiones se toman dependiendo del área, Petrizzelli tiene más peso en la redacción, Gutiérrez en la publicidad y Conversi en la organización de fiestas.

En algunas ediciones la guía se entrega con encartados de eventos. No tiene depósito legal, pero ellos registraron Editorial En Ambiente T.G.G. C.A., una empresa de la que los tres son socios en partes iguales. La guía no posee página web propia pero ha tenido un espacio en sexyven.net y republicagay.com.

Cumple cinco años de vida con 30 ediciones, es decir, más que ningún otro medio venezolano dirigido a este público. En la actualidad continúa editándose, pero debido al aumento de los costos de impresión y al cierre de muchos locales de ambiente, después del paro de diciembre de 2002, la guía ha reducido el número de páginas y adaptado su formato a uno más práctico.


Testimonios Historia de En Ambiente
Giovanni Conversi: «La guía nació en un buen momento»


El primer viaje de Renato Gutiérrez al exterior fue a Bogotá. Allá le entregaron una guía de todo lo que había en la ciudad y de inmediato se preguntó cómo se podía enterar la gente cuando llegara a Caracas adónde ir si era gay. «Las personas estaban completamente desamparadas de información», señala Gutiérrez. Cuándo él regresó de Bogotá, trajo las guías, se las enseñó a sus amigos Giovanni Conversi y John Petrizzelli y decidieron hacer algo parecido en Venezuela.

Tomada la decisión, comenzaron a elaborar los planes. Hicieron el boceto, preguntaron en la imprenta cuánto costaba y sacaron las posibles tarifas para los clientes. Los costos en la tipografía eran muy elevados y algunos locales de ambiente les dijeron que no podían cubrirlos. Así que hicieron un censo entre los clientes para saber cuánto estarían dispuestos a pagar por un anuncio. De ahí salió el formato final que era un tríptico de ⅓ de hoja carta. «Este tamaño es mucho más práctico porque se puede doblar y poner en el bolsillo perfectamente», explica Conversi.

Esto último demuestra que los integrantes de la guía hicieron de manera intuitiva y poco sistemática una investigación del mercado y sondearon las opiniones de los posibles anunciantes para comprobar la factibilidad del proyecto.

Al principio Gutiérrez iba a diagramarla para ahorrar, pero se le hizo muy engorroso y para el segundo número tuvieron que contratar a un diseñador gráfico. «Inicialmente En Ambiente nace como una guía de turismo gay –afirma Gutiérrez–, un listín de lugares, que se imprimiese anualmente, una especie de Spartacus venezolano». Spartacus es una de las guías de turismo gay más importante del mundo.

«El primer número fue el más emocionante de todos»
El nombre En Ambiente lo presentó Petrizzelli. Había otras propuestas de nombres pero en inglés y Petrizzelli fue muy tajante: el nombre de la guía tenía que ser en español. Además, lo consultaron con publicistas que les dijeron que tenía que ser corto. Conversi propuso Circuit Noise y Le Blonde, pero al final se escogió En Ambiente. La palabra ambiente, una persona es de ambiente, significa que es del mundo gay. «Ser de ambiente» es un código entre los homosexuales.

En el primer número a todos los anunciantes se les cobró por adelantado la mitad. El faltante lo pusieron los tres de sus bolsillos y después lo recuperaron con el resto del pago de los locales. Los primeros clientes fueron amigos del grupo, Petrizzelli encontró la parte cultural; Gutiérrez y Conversi, los locales y tascas.

La primera edición costó 300 mil bolívares. Se imprimieron 5 ejemplares en Gráficas Guarino. No registraron la guía y 30 números después sigue sin tener depósito legal, de acuerdo a Gutiérrez, por descuido.

Las guías se dejaron en los locales que anunciaron y en otros sitios que los turistas podían visitar. También se repartieron mano a mano. Se hizo de manera gratuita desde el primer número.

Gutiérrez evoca esos meses con alegría. «Ese primer número –recuerda– fue el más emocionante de todos. Esa edición fue como un hijo, porque como ninguno de los tres sabía mucho, eso fue hacerlo todo desde el principio».

La guía nunca ha dejado de ser rentable
«La guía nació en un buen momento, en el 99 –relata Conversi–. Estaba bien movido todo el ambiente en esa época porque se estaba creando lo de la Asamblea Constituyente y en aquel entonces había un candidato gay, aunque no llegó a nada».

En agosto de 1999 apareció la guía En Ambiente, un tríptico con una lista de lugares de ambiente que decía qué hacer y adónde ir si estabas en Caracas y eras gay. Desde este número hay una página para las ONG’s que trabajaban con VIH/SIDA o LGBT. Esta edición resultó ser rentable y el equipo decidió crear un fondo de reservas para prever cuando no tuviesen suficientes clientes en un número. Desde la primera edición dividieron las ganancias entre cuatro y esa cuarta parte siempre iba a un pote.

En la actualidad, ese fondo se mantiene en siete cifras y aunque no ha cubierto una edición completa, sí ha ayudado a solventar algún gasto adicional. La guía nunca ha dejado de ser rentable, gracias a que no tiene una estructura cara. Los tres siempre han trabajado desde sus casas, con sus carros, sus teléfonos, etc.

El segundo número vino con más páginas, más texto y un diseño renovado porque contrataron a Edwing Rodríguez, el diseñador de la guía por 23 ediciones. «En el número dos no tenía sentido colocar un listín de sitios porque se acababa de hacer en el primero», expresa Gutiérrez, así que se publicaron algunos eventos, contactos y notas breves.

En esa edición se dio a conocer la propuesta de artículo de la Asamblea Constituyente que prohibía explícitamente la discriminación por orientación sexual. Posteriormente, este artículo fue modificado y se excluyó cualquier referencia a las minorías sexuales en la carta magna. Este hecho ocasionó la protesta del Movimiento Ambiente y la publicación de esa queja en el número cuatro de la guía. Para ese momento Igual Género, la revista del MAV, ya no se estaba editando.
Primer año: La guía empezó a crecer
Con la tercera edición el equipo se dio cuenta que la periodicidad no podía ser mensual porque algunos clientes no podían anunciarse todos los meses en la guía. Por eso el número tres (halloween) fue bimestral. A diferencia de las anteriores, la portada de esta guía tuvo imágenes y no anuncios.

Con este cambio comenzó un período de experimentación en los espacios informativos de la guía. Hubo secciones que duraron un solo número, como Gay travel, Buen comer gay (nº 3), Abre los ojos (nº 6), Gay Film, Gay Health (nº 9), etc.

La guía empezó a crecer y anunciaron más locales. Esta tendencia se mantuvo y en la primera edición aniversaria (nº 8) lograron tener 35 avisos más las fundaciones, siendo hasta el presente, la guía que más clientes ha tenido.

En la edición navideña (nº 4) estaba el primer aviso del interior del país; y en el número 6, el primer local para el público no exclusivamente gay, lo que demuestra un cambio de algunas empresas frente al mercado gay y su potencial económico.

Cuando se han anunciado locales del interior las guías se mandan por correo. En estos años se han publicado sitios de los estados Zulia, Falcón, Anzoátegui, Carabobo, Yaracuy, Aragua, entre otros.

En el mes del orgullo gay (nº 7) aparecieron los primeros colaboradores de la publicación: Roxy Foxy (Oyoko Sushi) con una columna de chismes y el orientador Rubén Carrillo. El nombre del diseñador se publicó en el número ocho y la mancha de la guía se vio por primera vez en el número 10. Sin embargo, nunca se han colocado los nombres de Petrizzelli, Gutiérrez o Conversi.

¿Por qué no colocan sus nombres en la guía? Conversi manifestó que deseaban mantener un bajo perfil y Gutiérrez expuso: «Para serte franco, la guía gay es una guía frívola, es una guía de noche, es una guía para distraerse, esa es la intención al hacerla. Entonces, considero que no hay un trabajo de autor que valga la pena firmar. Nunca vi importante la necesidad de querer figurar. Pero realmente yo estoy muy orgulloso de hacer la guía y he asistido felizmente a todas las entrevistas a las que me han invitado, doy mi nombre y ha salido mi fotografía». Petrizzelli en algunos artículos coloca sus iniciales, pero ninguno de los tres sale en la mancha.

Desde el número siete en las portadas se inauguró una serie con las draggas de la noche caraqueña. Draggas es la castellanización de Dragg queen y se refiere a los actores fonomímicos que se visten con ropa del sexo opuesto para representar a artistas famosas. En la lista han estado Aérea Negrot (nº 7), Eddy Piñero (nº 9), Athenea (nº 10), Oyoko Sushi (nº 11), Luis Eviant (nº 16), la Tutty (nº 17) y  La Compota (nº 22). Más adelante también hubo una serie de personajes famosos como María Conchita (nº 14), Carolina Perpetuo (nº 20) y Boris Izaguirre (nº 21) y otra de caricaturas o mangas homoeróticas (nº 23, 24, 25 y 27). Las mangas son caricaturas de moda con un estilo japonés.

En agosto de 2000, en su primer aniversario, la guía (nº 8) dejó de ser un desplegable por la cantidad de clientes y se convirtió en un folleto de 16 páginas. Este formato se mantuvo por un año.

Para celebrar el primer aniversario ellos organizaron un fin de semana de fiestas. Esta experiencia les permitió descubrir otra fuente de ingresos mucho más lucrativa. Desde ese número es habitual que haya eventos –viajes o fiestas– organizados conjuntamente entre la guía y algunos clientes, lo que evidencia la rentabilidad de esas actividades.

 

Segundo año: Un ambiente muy movido
En esta etapa los editoriales mantuvieron un tono combativo y en algunas ediciones, por ejemplo, denunciaron el asesinato de una transexual de Valencia en manos de la Policía de Carabobo (nº 9), el allanamiento al Club Privado sin ninguna orden judicial (nº 16) o la conducta de los políticos de la oposición y del gobierno que usaban la orientación sexual para atacar y descalificar al adversario (nº 21).

También se crearon dos espacios informativos destacados: Party Time y Personajes de Ambiente. Party Time (Nº 9) se constituyó en una de las secciones más conocidas y buscadas por los lectores, un ensayo de sociales de la «movida gay». Personajes de Ambiente (nº 10) fue un espacio de entrevistas por donde pasaron líderes LGBT, actrices famosas, activistas en VIH/SIDA, artistas plásticos, draggas, artistas pornos, gerentes de locales de ambiente, entre otros.

Asimismo en ese segundo año, en la edición navideña se registró la compañía Editorial En Ambiente T.G.G. la responsable de la producción de la publicación. Además se estableció un contacto en repúblicagay.com que se mantuvo por un año. Este enlace lo sustituyó sexyven.net desde el número 16 hasta el 22.

Se anunció el lanzamiento de una campaña nacional contra el SIDA dirigida a hombres gay (nº 11 y 14). Esta campaña se llamó «Conócete, cultívate y sé fiel a ti mismo» y la patrocinó ACCSI, la guía En Ambiente y la Embajada de Canadá.

En mayo de 2001 se lanzó Viceversa, una nueva publicación para homosexuales que generó gran expectativa. Esta revista sólo duró cuatro meses porque el reducido mercado gay de Caracas no podía mantener varios proyectos a la vez. En esos meses también se conformó la Red LGBT de Venezuela y se realizó el primer orgullo LGBT del país.

Con María Conchita en la portada se celebró el segundo aniversario de En Ambiente en agosto de 2001 (nº 14). Se presentó una guía renovada en el diseño interior con más páginas (de 16 pasó a 24 pliegos) más contenido y nuevas secciones. La transformación del diseño interno de la guía coincidió con la aparición del cuarto y último número de Viceversa.

Además, se reseñó el primer orgullo LGBT de Venezuela. «Contrario a todos los pronósticos, los eventos contaron con una asistencia masiva y la caminata y el acto de clausura del pasado primero de julio constituyeron una demostración de fuerza y unidad como nunca se había visto en estas latitudes» (Reseña del mes del orgullo gay - nº 14).

Tercer año: Tiempo de consolidación
Desde el número 15 al 20 hubo un período de estabilización de la guía porque logró conservar sus 6 ediciones al año: halloween, navidad, carnaval, semana santa, orgullo gay y aniversario. Pero también fue una etapa caracterizada por la inestabilidad del mercado de anunciantes, lo que originó en el primer semestre de 2002 la disminución en un tercio de los patrocinantes (10 avisos menos) y, en consecuencia, la reducción de la cantidad de páginas de la publicación.

La guía desde la edición 15 comenzó a viajar dentro y fuera del país reseñando la vida gay de esos sitios. Los lugares visitados fueron Colombia (nº 17), Brasil (nº 18), Margarita (nº 19) y México (nº 20).

En la portada del número 19 estaban los representantes de las organizaciones LGBT venezolanas y en ese editorial se publicaron las opiniones de estas personas sobre el movimiento gay y lésbico del país.

Después del segundo semestre hubo una recuperación del mercado LGBT y en las ediciones 20, 21 y 22 aumentaron los clientes y las páginas. En el editorial número 20 se presentaron las metas para el próximo año entre las que destacaban: aumentar el número de ejemplares, alcanzar una cobertura nacional más amplia y mejorar el contenido editorial.

Sin embargo, este período de recuperación se frenó en diciembre de 2002 como consecuencia del paro petrolero y la conflictividad social y política, lo que echó por tierra los proyectos de la guía y puso en peligro la supervivencia de la publicación.

En la edición navideña (nº 22) se hizo un llamado para que la paz se impusiera a la violencia y la intolerancia, pero no tuvo muchos resultados. La convocatoria al paro indefinido ocasionó el cierre de muchos locales de ambiente.


«Después del paro todo se vino abajo»
Luego del paro y con la implementación del control cambiario, los precios de las imprentas aumentaron bruscamente. Los pocos clientes que sobrevivieron no podían pagar las nuevas tarifas y la guía estuvo a punto de cerrar.

Fueron unos meses difíciles. No salió la edición de febrero - marzo. Se habló de cambiar el formato, el tipo de papel o imprimirlo blanco y negro. Petrizzelli, Gutiérrez y Conversi por algunos momentos pensaron en ponerle fin al proyecto de la guía.

Finalmente, la edición 23 salió en abril y mayo como un desplegable de 12 páginas parecido a un mapa. Sólo se conservaron El editorial, los clasificados, y las fiestas; el resto, como Party Time o las entrevistas, fueron eliminadas porque no podían costearse.

«Después del paro todo se vino abajo y para nosotros ha sido muy difícil seguirla manteniendo», reconoce Conversi. Los anuncios se redujeron a 14 en los números 23 y 24 y en la edición del orgullo gay de 2003 (nº 24) se solicitaba un diseñador gráfico porque Edwing Rodríguez se mudaba a España.

La guía organizó en dos meses cinco fiestas en conjunto con otros locales (dos de las cuales traían encartados en la publicación). Esta política de organizar más eventos quizá obedecía a la necesidad de conseguir otras fuentes de ingreso que permitiesen a la guía seguir sobreviviendo.

Hubo un cambio de diseñador en la edición 25 que se percibió en la presentación de los contenidos. La guía en los números 25 y 26 recuperó el formato de librito con 16 páginas, tal vez por las fiestas o por el aumento de los anunciantes. No obstante, en las ediciones siguientes los anunciantes no pasaban la docena, –el número más bajo en toda la vida de la guía–, lo que la hizo regresar al tamaño de desplegable tipo mapa con 12 páginas.

El editorial del número 25 expresaba: «A pesar de las múltiples dificultades, (…) nos hemos consolidado como la única publicación en nuestro medio. Somos una ventana de papel que permite mostrar nuestros logros y triunfos pero también nuestra compleja problemática, ejerciendo siempre la muy importante autocrítica que nos brinda la posibilidad de superarnos como individuos y ciudadanos».

Con todos los contratiempos económicos, la guía con sus 30 ediciones se ha consolidado como el único medio venezolano destinado al público homosexual.


En Ambiente: la organización
La política editorial

  • La misión es «servir como guía de los eventos y servicios que se ofrecen a la comunidad gay nacional» (Editorial del nº 7). La visión es convertirse en el medio de comunicación que brinde información dentro y fuera del país del movimiento gay venezolano. Es una publicación con fines comerciales que promueve el consumo de bienes y servicios del circuito de locales y ONG’s destinados al público LGBT.
  • En los editoriales se percibe un tono reflexivo sin olvidar que es una publicación sobre fiestas y eventos. La estructura temática de la guía ha cambiado en estos cinco años. Se conservan los editoriales, los clasificados y la sección de fiestas y eventos, razón de ser de la guía. Los espacios Party Time y Personajes de Ambiente gozaron de gran popularidad, pero por problemas económicos salieron. Hubo otras secciones que se presentaron en pocos números. No hay espacios dedicados exclusivamente al SIDA, pero en la página de las fundaciones siempre hay anuncios sobre el tema. Las omisiones más evidentes se refieren al área de la mujer. La guía no ha dedicado un espacio permanente para las lesbianas. La mayoría de los temas giran en torno a la problemática del varón homosexual, lo que invisibiliza las demandas de las lesbianas, los bisexuales y los transgéneros. Tampoco hay secciones destinadas a heterosexuales.
  • La guía no tiene nexos partidistas con algún partido o ideología. En una oportunidad los invitaron a conversar con un apartado gay del MVR, pero no se llegó a nada porque no querían politizar la guía. De acuerdo a Conversi, es preferible mantenerla al margen de la polémica.
  • En el diseño se observa la presencia de imágenes homoeróticas en los anuncios de la guía (hombres desnudos, la simulación de escenas eróticas y la exhibición de los genitales masculinos). Respecto al uso de imágenes, predomina el estilo macho, es decir, hombres fuertes, de barba, con el cabello corto, etc.

Estructura
  • El equipo lo integran John Petrizzelli, Giovanni Conversi y Renato Gutiérrez. Para el diseño contrataron a Edwing Rodríguez y desde el número 25 trabajan con Julio César. El grupo no tiene un carácter cosexual porque no participan mujeres. El ambiente de trabajo es bien informal, porque Conversi y Petrizzelli son pareja y Gutiérrez es amigo de los dos.
  • Al comienzo los tres hacían todas las cosas. Ahora, Petrizzelli se encarga del texto, Gutiérrez de los anuncios y la revisión de los correos electrónicos y Conversi de la imprenta, la administración del dinero y la organización de las fiestas de la guía. Los anunciantes los dividen en tres y cada uno lleva un grupo de clientes.
  • La mancha se aprecia por primera vez en el número 10. No aparecen sus nombres. Sólo está el diseñador y los teléfonos celulares de los tres. El organigrama es horizontal. «Son como tres gerencias», manifiesta Gutiérrez.
  • La organización madre que produce la guía es Editorial En Ambiente T.G.G. C.A. una compañía de la que los tres son accionistas en partes iguales. Registraron esta empresa para tener un derecho mercantil y el nombre registrado. No pertenece a alguna institución mayor, ni está vinculada con algún grupo comunicacional, financiero, político o religioso. Esta compañía no realiza más actividades.
  • Relaciones con otras instituciones. (1) La guía ha mantenido una página para las fundaciones y ONG’s que trabajan con VIH o LGBT del país y les hacen un descuento del 75 % en el precio del espacio. La guía, ACCSI y la Embajada de Canadá lanzaron una campaña nacional contra el SIDA dirigida a la población gay masculina. (2) Se han establecido vínculos con las páginas web repúblicagay.com y sexyven.net. (3) No se reseñan relaciones con entes públicos nacionales, con universidades o con otros grupos de protesta como las mujeres, los campesinos, etc. (4) Con grupos o partidos políticos no han tenido ningún contacto, salvo la reunión mencionada arriba. (5) Respecto a la competencia, las relaciones con Viceversa fueron normales.

Procesos
  • La toma de decisiones se hace dependiendo del ámbito. Petrizzelli tiene más peso en la escritura, Gutiérrez en la publicidad y Conversi en la organización de los eventos y la administración. Cuando Petrizzelli y Gutiérrez no se ponen de acuerdo, Conversi termina inclinando la balanza. El punto álgido es la selección de las portadas. Petrizzelli prefiere colocar a personajes que aporten algo a la sociedad completa, no solo a los gay. Gutiérrez opta por las draggas y Conversi se inclina por el uso de ilustraciones. «Giovanni media mucho entre John y yo que somos los que más peleamos –menciona Gutiérrez–. Él es el punto de equilibrio, la verdad es que gracias a él, la relación ha durado por tanto tiempo». Sobre los sistemas de recompensa, el equipo no depende económicamente de la guía, todos tienen sus trabajos formales. Las ganancias de la publicación son un ingreso adicional. Además, hay recompensas no materiales como ampliar el círculo de amigos, reconocimiento o satisfacción. No hay sistemas de control y evaluación formales, pero Petrizzelli es el encargado de poner orden dentro de la guía. Si un cliente dejó de pagar, él se encarga de cobrarle y así ocurre en otros casos.  No hay líneas de autoridad definidas, dependiendo de la ocasión y del área, alguno de los tres puede llevar la dirección. No hacen reuniones frecuentes sino cada vez que van a sacar una edición. Al momento del cierre se reúnen en las casas de Petrizzelli, Conversi y el diseñador. No tienen sede. El resto de las actividades –como buscar clientes, repartir la guía, etc.– las concretan por teléfono.

Cómo se elabora una edición de En Ambiente
  • La guía tiene seis ediciones al año: halloween, navidad, carnaval, semana santa, orgullo gay y la edición aniversaria. De acuerdo al momento, se sabe la clase de fiestas y anuncios que se van a publicar. Se determina el número de páginas y el formato final según la época y la cantidad de anunciantes. Si es igual o menor a 12 páginas se usa el desplegable. Si es igual o mayor a 14 pliegos tiene forma de librito o folleto. Después de conocer el espacio disponible para el texto, Petrizzelli se encarga de escoger con qué se va a rellenar. No hay una reunión editorial. No hay temas ni palabras tabúes. La guía ha tenido pocos colaboradores. Luego de redactar el contenido, Petrizzelli junto al diseñador corrigen los artículos y los anuncios. El montaje se hace en la casa del diseñador. Posteriormente se envía a Gráficas Guarino que reproduce la guía en off set en papel glasé a todo color. El tiraje al principio fue de 5 mil, luego 7.500 y en el presente se mantiene en 10 mil ejemplares. Todas las ediciones se han hecho con esta imprenta. La zona principal de difusión es el área metropolitana. Un lote se distribuye de manera gratuita en los locales que anuncian. Si hay sitios del interior que compran espacios, se envían las guías por correo. Para la otra parte del lote, los tres se turnan, hacen un circuito por las discotecas y bares de la ciudad y las regalan a las personas que estén en ese momento en los locales. Cerca del 75 al 80% se queda en Caracas. No han pensado en un sistema de suscripción porque para los caraqueños es fácil encontrarla y para los del interior resulta costoso el traslado. El financiamiento de la guía originalmente venía de la venta de espacios. En la actualidad, también consiguen recursos organizando fiestas con los clientes, incluso estas actividades son más rentables en materia económica que la propia guía. Dentro del tipo de anunciantes están los locales comerciales de ambiente y fundaciones sin fines de lucro. También han tenido clientes que no están vinculados directamente al público gay. Anuncian locales relacionados con el comercio sexual como saunas o líneas telefónicas. El sistema de cobro antes era 50% por adelantado y 50% al momento de salir la guía. Ahora a los nuevos clientes se les cobra todo al principio. No han tenido recursos vinculados con el SIDA. Los costos en los últimos años han variado, pero el promedio se ubica en 4 millones de bolívares. La periodicidad es bimestral, es decir, seis al año. Con excepción de la primera y la segunda, la guía ha salido cada dos meses y la única que faltó fue la de febrero de 2003 por el paro petrolero.

Relación con el público
  • La guía se dirige a los hombres gay del área metropolitana que asisten con regularidad a los locales y fundaciones que anuncian en ella. La relación con los lectores no es muy fluida. Hay una dirección de correo electrónico en la que se reciben pocos mensajes. No han podido colocar dentro de la guía una sección para las cartas porque el presupuesto no lo permite. No hacen reuniones con los lectores, pero cuando la entregan mano a mano escuchan los comentarios que las personas les hacen. Algunas decisiones de las portadas o el cambio de una sección por otra, son producto de este intercambio. Ninguno de los integrantes basan sus decisiones en estudios de mercado sobre el público gay. La publicación no fue pensada para abarcar la diversidad de la comunidad LGBT. No tratan temas sobre las lesbianas, los bisexuales y los transgéneros. Aunque no hay secciones para la población heterosexual, Conversi considera que la guía le ha llegado a un sector del público straight que prefiere salir a divertirse en los locales gay por el estilo de la música. Straight es una palabra inglesa que significa recto, derecho, honrado y se usa como sinónimo de heterosexual.

Medios alternativos: acceso, participación y autogestión
  • Aunque existe un correo electrónico, el acceso de los lectores a la guía es escaso. El público no participa en la elaboración de los contenidos ni en la autogestión de la guía. No se hacen reuniones con los lectores. Los temas para el siguiente número los decide el grupo. La toma de decisiones está centrada en el equipo. No puede considerarse que los cambios producto de las sugerencias del público –al momento de repartirla mano a mano– formen parte de una política constante y firme de la guía de escuchar las opiniones de los lectores.

Rostros Reseña biográfica del cineasta
John Petrizzelli: «Siempre he sido un hombre de izquierdas»

«Mi papá es francés y la familia de mi mamá es del llano guariqueño, es decir, que yo soy una mezcla de perro criollo con perro francés» manifiesta entre risas John Petrizzelli un caraqueño nacido el 6 de junio de 1956.

Estudió en la Universidad Católica Andrés Bello, a finales de los años setenta, Sociología y Comunicación Social, pero no las terminó. Pertenecía a Ucab Libre un grupo de ultraizquierda y confiesa que durante su estadía en esta universidad era muy guerrillero. Por un problema con un profesor comenzó una cacería para votarlo y él terminó yéndose porque, según él, «esa era una universidad muy podrida de esos elementos de derecha reaccionaria. No es que yo sea chavista. Al principio yo era chavista y lo apoyé, porque era un proyecto de izquierda y yo siempre he sido un hombre de izquierdas, he sido trotskistas, liga socialista, toda vaina. Pero no estoy de acuerdo con esto, porque esto no es una revolución, sino una mamadera de gallo».

Al poco tiempo se retiró de la UCAB, se fue a Estados Unidos y pidió una reválida. Cursó cuatro años en la New York University (NYU) y se graduó en cine y televisión. Vivió unos años allá y después trabajó en Filipinas en el Centro Experimental de Cine. Luego comenzó a laborar con la televisión alemana como corresponsal de guerra en África. «Estuve en la Guerra de Somalia, en la Guerra de Liberia, en la Guerra del Congo. Bueno, viví muchos años allá. Viajaba mucho por el oriente, conocí Asia y África», relata Petrizzelli.

En 1992 regresó a Venezuela por unos proyectos y poco a poco se ha ido estableciendo. Con sus 48 años Petrizzelli ha sido estudiante guerrillero, trotskista, corresponsal de guerra, documentalista, cineasta y editor de una guía gay.

Entre sus obras cinematográficas más conocidas están El Embrujo de 1982, Falsas Historias de 1992 y Carrao de 1999 que trata sobre el cantante llanero el Carrao de Palmarito. También ha hecho varias piezas audiovisuales para compañías comerciales.

Recientemente, estuvo en la India haciendo unos documentales y tan pronto consiga el financiamiento se va a México para realizar una película sobre una travesti llamada Bárbara

«Aunque cada uno de mis trabajos toca mundos diferentes, siempre intento explorar de alguna manera el lenguaje del cine, experimentando con la imagen y el sonido», expresa Petrizzelli.

Gutiérrez considera que Petrizzelli es un hombre de decisiones, «él toma una decisión y listo». Conversi, la pareja de Petrizzelli, admira su perseverancia, «es una persona consecuente con lo que hace y cuando se monta en un trabajo, se empeña y lo logra, para los negocios es perfecto porque es un negociador nato». Además es el que pone orden en la guía. ¿Algún defecto? Petrizzelli considera que su mal carácter y terquedad.

Respecto al ambiente venezolano Petrizzelli declara: «Aquí lo que ha pasado es que nosotros no hemos tenido que sudar por nuestros derechos como en otros países que han tenido que caerse a coñazos con la policía y hacer marchas. Por eso, la gente, sobre todo la más joven, lo dan por sentado y creen que todo fue así de fácil desde el principio, y lo único que hacen es bailar y rumbear. Pero debe haber un trabajo político y esos derechos se tienen que seguir consolidando».


Balance Reflexión sobre la guía
Unas palabras sobre En Ambiente


Aciertos y errores
Entre los aciertos de la guía están (1) mantener una comunicación fluida con los anunciantes, lo que le permitió al comienzo conocer qué formato y con qué costos era más factible la publicación, y en el presente negociar con los clientes cuando los precios suben, (2) crear un fondo de reservas desde el primer número, (3).dar a conocer las figuras del ambiente local (draggas, líderes, empresarios, etc.) brindándole un espejo a la comunidad LGBT para que se reconozca y (4) ofrecer precios más económicos a las ONG’s que trabajan con VIH/SIDA o LGBT para promocionar sus servicios. El principal error es no haber registrado la guía en el depósito legal en estos cinco años, impidiendo que futuros investigadores la conozcan o puedan acceder a sus colecciones.

Análisis DOFA
Un análisis del entorno revela que entre las oportunidades están: al principio, (1) un entorno social movido (constituyente, COPP, DDHH, etc.) con la reducción de los atropellos policiales a los sitios de ambiente, lo que proporcionó un mayor número de locales dispuestos a anunciarse, (2) no había otro medio parecido  a la guía en el país, y en la actualidad  (3) un mercado de locales gay del interior que no ha sido descubierto y (4) un cambio sobre la percepción del público gay que está originando que locales para la comunidad en general anuncien en medios GBLT o que muchos empresarios transformen sus sitios en lugares de ambiente. «En los noventa, sobre todo con el destape de los últimos años –describe Petrizzelli–, empezó un boom con los sitios para gays y los heterosexuales se dieron cuenta que era un negocio tener un lugar de ambiente». Por otro lado, entre las amenazas se encuentran (1) un circuito de locales gay capitalino reducido que ha decrecido por la crisis económica, la conflictividad política y particularmente por el paro de diciembre de 2002 y (2) el alza de los costos de imprenta en los últimos años.

Las fortalezas de la guía son (1) su trayectoria, 30 ediciones en cinco años, (2) una estructura interna poco costosa, (3) el fondo de reservas, (4) tener otras fuentes de financiamiento, (5) la distribución gratuita, (6) un tamaño práctico para los lectores, (7) un clima interno de trabajo agradable y cordial, (8) ser un proyecto manejable, no exige mucho tiempo al equipo, (9) una buena presentación, «estética limpia» y (10) buena relación con los anunciantes.

Las debilidades de la guía son (1) ser una publicación onerosa, (2) es un proyecto frágil en materia económica por los altos costos, (3) fuerte dependencia al volumen de anunciantes, (4) la cantidad de texto está supeditado al número de espacios vendidos, (5) no haber crecido en contenido, (6) no es una publicación mixta en donde participen hombres y mujeres, (7) omite las temáticas de las otras minorías (lesbianas, bisexuales y transgéneros), (8) establece una relación vertical con los lectores y (9) hay pocos canales de comunicación con el público.

¿Por qué continúa editándose? En Ambiente se mantiene porque nunca ha dejado de ser rentable; porque hay un fondo que les garantiza recursos cuando los anunciantes escasean; porque es un proyecto que no exige mucho tiempo; porque ninguno de los tres vive de la guía y cuando las cuentas cuadran exacto ninguno depende de estos ingresos; porque ha descubierto otras fuentes de financiamiento como las fiestas o los viajes y principalmente porque posee un equipo compenetrado con la guía, que no vive de ella, pero que se siente comprometido con los anunciantes y con el público para seguirla produciendo.

¿Es realmente un medio impreso para toda la comunidad LGBT?  La guía básicamente está dirigida al homosexual masculino, no es una publicación para el colectivo LGBT. Es válido preguntarse si el ambiente está integrado en mayor número por hombres homosexuales o si, por el contrario, no se tratan las temáticas de otras minorías, como las lesbianas, los bisexuales, los transgéneros por una decisión del equipo.

¿La guía es un medio alternativo? En Ambiente es un medio especializado porque se dirige a un segmento delimitado de la población: homosexuales que frecuentan los locales gays del área metropolitana y las fundaciones que trabajen en VIHSIDA o LGBT. Sin embargo, no puede considerarse un medio alternativo porque no facilita el acceso y la participación de los lectores y la audiencia no está involucrada en la autogestión de la guía. La toma de decisiones está concentrada en Petrizzelli, Conversi y Gutiérrez, el equipo tiene una relación vertical con los lectores y no impulsa un diálogo con la audiencia sino un monólogo.

Por último, ¿La guía promueve la pasividad del público? o ¿es una comunicación emancipadora? El investigador no tiene datos suficientes para responder estas preguntas. Por una parte, la naturaleza de una guía de fiestas que promueve algunas veces la distracción y el esparcimiento y otras, el escapismo y la necesidad de refugiarse en guetos, quizás pueda impulsar la pasividad del público. Pero por otra parte, los editoriales siempre han mantenido un tono beligerante que motiva a las personas a reclamar sus derechos. Tal vez no promueva la pasividad del público, pero ciertamente no es una comunicación emancipadora.

La guía En Ambiente no es el reflejo de un movimiento mixto, incluyente y educador porque no cuenta en su equipo con la participación de mujeres, porque no se dirige a todos los integrantes de la comunidad LGBT, es decir, a las lesbianas, los hombres y las mujeres bisexuales y los hombres y las mujeres transgéneros, y porque los espacios informativos de la guía casi siempre están limitados y sujetos a la cantidad de anunciantes.


Cierre
En estos cinco años En Ambiente se ha consolidado como la guía del rumbero gay del área metropolitana. Su alta factura (papel glasé a color) la hacen una guía onerosa y económicamente frágil porque sus elevados costos de impresión requieren un amplio número de anunciantes.

Entre sus principales logros están (1) ser la única publicación gay venezolana que haya superado las 30 ediciones, ninguna lo ha hecho antes, (2) mantener una buena presentación, «una estética limpia», en palabras de John Petrizzelli, (3) impulsar cambios y mejoras en el circuito de locales comerciales para gays y lesbianas, porque ahora los locales han tenido que optimizar sus ofertas de servicios y el público tiene más información para seleccionar la opción que más le convenga y (4) copatrocinar una campaña nacional contra el VIH/SIDA dirigida a homosexuales llamada «Conócete, cultívate y sé fiel a ti mismo».

De cara al futuro el equipo de la guía presenta varios retos entre los que destacan (1) ser económicamente más sólidos y menos dependientes de la cantidad de patrocinantes, (2) aumentar el número de ejemplares impresos, (3) crecer más hacia el interior, (4) alcanzar una cobertura nacional, (5) aumentar el número de páginas y (6) mejorar el contenido.